El vino es un elemento vivo que no deja de evolucionar desde que es vendimiada la uva. Una vez embotellado, necesita de un ambiente sin cambios de temperatura y con humedad constante a lo largo de todo el año, para no sufrir un deterioro y poder evolucionar a mejor. La pasión por el mundo del vino me ha llevado a desarrollar el diseño de bodegas para fines particulares y así proporcionar a sus propietarios el mejor y más cuidado ambiente para sus preciadas joyas enológicas. Se puede diseñar una bodega en cualquier vivienda particular. Lo ideal es que se sitúe en un sótano bajo tierra para así mantener más fácilmente la temperatura y la humedad constante todo el año, pero incluso si no existiera esta posibilidad, se puede dotar de instalación de aire acondicionado de bajo consumo y proporcionar al habitáculo las condiciones ideales para la conservación del vino. Las posibilidades son enormes y la recompensa se podrá apreciar con total seguridad a lo largo del tiempo. Gracias a la experiencia adquirida en la creación de estos espacios acondicionados para la conservación de vino así como en la decoración y reforma de viviendas o locales comerciales, puedo aportar una valiosa visión profesional y creativa para el diseño de vinotecas o bares especializados en la venta y servicio del vino.